CENTRO DE MEDELLÍN un mapa para perderse en él

Esta joya colonial, rodeada de edificios y algarabía, conserva su orgullo y mantiene sus bancas llenas.

 

Primera parroquia de Medellín, construida en piedra limonita en 1776. En el siglo XIX se terminaron la cúpula (1860) y las torres del frontis (1887) para darle la apariencia que hoy todavía se conserva.

Lo único que ha permanecido invariable es su majestuoso órgano, encargado a la casa alemana Walcker. Un órgano que resultó desmedido para una catedral de mediano calado; le quedó grande a la iglesia y la iglesia le quedó pequeña a la ciudad. Hoy es una joya colonial en un entorno de edificios altos de oficinas, bancos y comercio. Una iglesia de paso, custodiada por el bullicio del rebusque de la calle que compite a gritos con el órgano. Como si la ciudad entera regañara a un gigantón pasado de moda.

Comerciantes, amas de casa, mensajeros, obreros, empleados, desempleados, llenan las bancas durante cada una de las 228 eucaristías que se realizan al mes, y hacen uso de la confesión y de la comunión que se ofrece sin necesidad de asistir a misa, en las mañanas, cada quince minutos. De las millones de hostias que se fabrican al mes en este país de creyentes, practicantes, no practicantes y escépticos que dan gracias al Señor, más de cien mil son entregadas en la parroquia de Nuestra Señora de La Candelaria.

Iglesia de La Candelaria, Fotografía Juan Fernando Ospina
 
Iglesia de La Candelaria, BPP
Iglesia de La Candelaria, Fotografía Juan Fernando Ospina
 
Ingresar
Cohete.net
Cohete.net