CENTRO DE MEDELLÍN un mapa para perderse

Desde hace más de 200 años mantiene abiertas sus puertas este modesto templo, fiel a sus fieles.

La primera ermita de La Veracruz se terminó en 1712 con la ayuda de los forasteros españoles de la villa, quienes pusieron como condición ser enterrados allí. Casi ochenta años después, cuando sus muros amenazaban desplome, ordenaron su demolición y la construcción de un nuevo templo.

Pequeña, y sin cúpula ni lujos, la nueva iglesia terminó de construirse en 1803, cuando Medellín apenas tenía diecisiete calles, 242 casas y seis iglesias. El templo se conservó modesto, pero se inauguró con excentricidad: cuentan que José Peinado Ruiz, principal benefactor de la nueva obra, emocionado, mandó a regar el piso del recinto con agua de colonia y a cubrir la ermita con pétalos y flores traídos desde Santa Elena.

En el pasado, los forasteros conformaron la Hermandad de la Virgen de Los Milagros, que luego sería consagrada matrona de este templo, pero hoy todos los santos de esta iglesia tienen su clientela, especialmente Jesús de la Buena Esperanza, que nunca está solo. Sentado a la izquierda del altar central mantiene a sus pies hombres y mujeres que le piden, depositan monedas en el cofre, pegan una vela, se persignan y se marchan. Los fieles de La Veracruz casi siempre van de paso.

Pocos son los sacramentos que suministra: unos seis bautizos al mes y pare de contar. En 2012 hubo setenta primeras comuniones, pero cuando el nuevo padre aumentó la preparación de seis meses a un año, ya nadie quiso inscribirse.



Iglesia de La Veracruz

 
Iglesia de La Veracruz
Iglesia de La Veracruz
Centro de Medellín
 
LEA MÁS... La Veracruz  
Ingresar
Cohete.net
Cohete.net